Hay una regla de oro a la hora de agrandar y no agobiarnos cuando los espacios son pequeños, debemos utilizar la pureza del color blanco.